Este 5 de julio, Ana Di Pangracio, Directora Ejecutiva Adjunta de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), asumió el cargo de Presidente del Comité Sudamericano de  la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)
 
UICN es la institución ambiental más grande y más antigua del mundo. Se trata de una red que aglutina a más de 80 Estados, 100 agencias de gobierno, 800 organizaciones no gubernamentales (ONG) y 10.000 científicos de 181 países. Creada en 1948, la UICN es reconocida por su influencia en espacios de toma de decisiones para conservar la biodiversidad y promover el desarrollo sostenible con equidad. Su sede central está en Suiza y tiene nueve oficinas regionales. La Oficina para Sudamérica funciona en Quito.
FARN es organización miembro de UICN desde 1991 y participa desde entonces activamente de la misma. Asimismo, muchos integrantes del staff de FARN son parte de comisiones de expertos de la Unión como las de Derecho Ambiental, Áreas Protegidas y la de Política Ambiental, Económica y Social. Desde 2015 FARN se encuentra a cargo de la coordinación del Comité Argentino de UICN que nuclea 11 miembros, incluyendo organismos de gobierno, ONG y una Universidad. El Comité Argentino trabaja articulando activamente con la Oficina Regional para Sudamérica y otras instituciones dentro y fuera de la UICN. 

Agradezco a las organizaciones argentinas por la postulación y por la confianza depositada en mi persona, lo que ha permitido que sea considerada para esta tarea. Asimismo, a Gonzalo Andrade y Silvia Cappelli por su compromiso y destacada labor estos últimos años como presidente y vice-presidente, respectivamente” afirma Di Pangracio. “Será un gusto adentrarme aún más en la vida de la Unión a la que tanto aprecio, y en la cual uno encuentra tan linda gente y profesionales que a lo largo de nuestra región y el mundo están comprometidos con el cuidado de nuestra naturalezaDestinaré esfuerzos para contribuir a que la región siga de cerca el trabajo diario de la UICN, y a seguir profundizando vínculos con organizaciones de Mesoamérica e Iberoamérica, dándole continuidad al rol activo que siempre ha tenido Sudamérica en UICN“, concluye.